INDUSTRIA 4.0 – La nueva revolución

En los tiempos que corren, era inevitable no creer que todo fuera absorbido por la tecnología y en esas estamos, ya que supone un avance enorme para las empresas el dotar de inteligencia a las máquinas que realizan las actividades clave de nuestra actividad, de manera que en cada paso del proceso estemos informados sobre todo lo que acontece en referencia a los parámetros que hayamos establecido. Existiendo un flujo continúo de datos que nos permitirá saber si hay algún error que corregir, incidencias específicas o reporte de la vida útil que le quedan a las piezas del proceso.

La mejor manera de que una empresa que no se dedica a la tecnología pueda implantar un sistema de optimización de procesos de la industria 4.0, es sin duda la contratación de especialistas en este medio, siempre ciñéndose a la interpretación de sus necesidades.

Las implicaciones de instaurar este nuevo sistema:

Para la empresa requerirá una inversión elevada, aunque por contra a medio-largo plazo será recuperada. Obtendrá un ahorro en contrataciones y además dado que si ocurren incidencias, este método nos permitirá encontrarlas rápidamente y en el lugar exacto, por lo que en muchas ocasiones no será necesario recurrir a personal especializado, y si por contra debiéramos recurrir al especialista, sería mucho más rápido e incluso podría resolverse de modo remoto.

Podemos traducir que,  introducida la empresa en este sistema de maquinaria inteligente, donde habría un intercambio continuo de información desde el inventario, pasando por el sistema de producción y finalizando en el producto terminado (intranet) hasta la adaptabilidad con consumidores permitiéndonos personalizar algunos procesos, llegar a fechas de entrega o proveedores estando al día de las carencias del inventario (internet), tenemos entre manos una gran herramienta de la que obtener innumerables beneficios destinados a la mejora y el aumento de la producción.

Por otro lado nos alejamos de la mano de obra en la cadena de producción, aunque cada vez se necesitará más personal cualificado para el manejo de estas nuevas tecnologías.

Debemos pues, ante lo inminente estar preparados y actualizados a cada momento, quien se duerme: queda obsoleto.

 

Anuncios